imagen de perfil

Ver perfil

icono

0 Estrellas

0 Opiniones

Barçagate

imagen del articulo

En fechas recientes los noticieros nacionales e internacionales y las redes sociales “explotaron” con la noticia sobre la detención de Josep Maria Bartomeu junto a otras personas ligadas al Fútbol Club Barcelona.

Pareciera que en esta ocasión nuestro artículo se desvía de temas jurídicos, pero no es así, el Barçagate es un asunto que no sólo afecta la reputación del deporte a nivel internacional, sino que deja en evidencia que, aún en la actualidad existe una severa carencia de la cultura de integridad corporativa, sin importar que se trate de instituciones gubernamentales, privadas o incluso formen parte de una entidad polideportiva, abriendo así, la puerta para que directivos, funcionarios o empleados tengan conductas antijurídicas, que darán por consecuencia la punibilidad de sus actos.

En fechas recientes los noticieros nacionales e internacionales y las redes sociales “explotaron” con la noticia sobre la detención de Josep Maria Bartomeu, Òscar Grau, Román Gómez Ponti y Jaume Masferrer, asunto mejor conocido como Barçagate. Pero ¿cómo y cuándo surgió este asunto y quiénes más han resultado afectados de manera directa o indirecta?

A finales del año 2017, el Fútbol Club Barcelona (FCB), contrató los servicios de “monitorización de redes sociales” con la empresa I3 Ventures, sin embargo, el trabajo que en realidad realizaba dicha empresa era desprestigiar y difamar a jugadores, exjugadores y algunos otros personajes que pertenecían o habían pertenecido al propio club. Contrariamente, sí generaba opiniones favorables para la Junta que dirigía Bartomeu.

Noelia Romero fungía entonces como Compliance Officer del FCB, pero en junio de 2020, fue suspendida de su cargo y sueldo, pero ¿por qué? por la simple razón de haber alertado a la Junta Directiva del club sobre el incumplimiento de normas por parte de directivos y empleados.

Finalmente, los contratos con I3 Ventures fueron rescindidos, llevando de la mano la dimisión del vicepresidente institucional Emili Rousaud, así como la suspensión de Jaume Masferrer, Jefe de Gabinete de Presidencia, quien había asesorado a Bartomeu para la contratación de dichos servicios.

Los honorarios cubiertos a la empresa I3 Ventures, radicada en Uruguay (donde existe anonimato bancario), ascendieron a casi un millón de euros, cantidad que intencionalmente fue dividida en varias facturas con el propósito de evadir cualquier filtro de aprobación dentro del FCB, pues el costo de ese tipo de servicios oscila entre los 120 a 150 mil euros, de acuerdo con lo señalado en el reporte de los auditores.

La detención de varios de sus directivos demuestra los malos manejos en la administración general del club.

Estos actos dejaron al descubierto que se incumplió con los protocolos de aprobación, formalización y renovación de contratos, y que por ende no se cumplieron las políticas internas del club.

Sin embargo, el caso I3 Ventures no es el único escándalo que ha rodeado al FCB, pues desde 2017, se ha visto involucrado en diversas batallas legales con exjugadores y jugadores, como es el caso de Neymar Jr., quien ha ejercido diversas acciones legales en contra del club por varios millones de euros.

Otro escándalo que se suscitó fue en el verano de 2020 con su jugador estrella, Lionel Messi, cuando se inició una controversia mediática debido a una interpretación equivocada de una de las cláusulas de su contrato.

La cláusula en el contrato de Messi establecía que el jugador podía dejar el club previo aviso por escrito y una vez terminada la temporada 19-20, la cual originalmente finalizaba en junio de 2020, sin embargo, la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), decidió extender el plazo al 31 de agosto del mismo año, por la emergencia sanitaria causada por el virus SARS-CoV-2 (Covid-19).

Esta situación generó confusión entre las partes al momento de interpretar correctamente los tiempos señalados en la cláusula del contrato y a los cuáles debían sujetarse las partes para dar por terminada la relación. Aunado a esta situación, el FCB hizo hincapié en que, de existir interés por parte de algún otro club para adquirir a su jugador, debía pagar la cantidad de 700 millones de euros para rescindir el contrato, lo que hubiera generado una inflación en el mercado de jugadores.

Finalmente, Messi evitó una disputa legal contra el FCB, pero fue una muestra más de los malos manejos en la administración general del club, y que han culminado incluso con el encarcelamiento de algunos de sus directivos y el desprestigio del propio FCB.

El Barçagate es sólo un ejemplo de lo que aún sucede en miles de corporaciones a nivel mundial, por carecer de una cultura de integridad corporativa y no implementar o fortalecer sus propios programas de Compliance.


icono like
3 Me gusta

Compliance

Derecho civil

Derecho penal

despacho de abogados

abogados empresas

Compartir

Compartir