imagen de perfil

Autor: Mtro. Mario Enrique Herrera Carrasco

Ver perfil

icono

Sede no definida

Derecho familiar

Derecho civil

Derechos humanos

Ver más áreas

3.8 Estrellas

9 Opiniones

LA VIOLENCIA DESDE LA NEUROCRIMINOLOGÍA

imagen del articulo

La relación entre estos factores y la violencia no es estática sino que sería cambiante en función de la situación y del periodo en el que se encuentra cada individuo. Por todo ello, además del trabajo de prevención, la intervención es un aspecto fundamental que podría modular la cronicidad de la violencia.

Las aplicaciones de la neurocriminología se extienden tanto al diagnóstico como a la intervención, la prevención de la violencia y al cálculo de la probabilidad de reincidencia.


A mayor número de factores relacionados con la violencia o factores de predisposición vulnerabilidad (alteraciones en circuitos neurales, bajo cortisol y serotonina, alta testosterona, etc.), mayor probabilidad de desarrollar la misma, mientras que el desarrollo de factores protectores como el trabajo en empatía, las técnicas de control de impulsos, la intervención sobre los déficits cognitivos, etc., disminuiría la incidencia de actos violentos.


La relación entre estos factores y la violencia no es estática sino que sería cambiante en función de la situación y del periodo en el que se encuentra cada individuo. Por todo ello, además del trabajo de prevención, la intervención es un aspecto fundamental que podría modular la cronicidad de la violencia.


El conocimiento de los factores biológicos implicados en la conducta violenta puede ser útil tanto para establecer diagnósticos adecuados o perfiles de personas con propensión a esta problemática como para determinar las opciones de tratamiento más adecuadas en cada caso. También permite estimar el riesgo de reincidencia en personas violentas y evaluar el tratamiento aplicado con el fin de controlar esta conducta.


Por todo ello, supone un gran avance en la prevención y el tratamiento de esta problemática social. Sin embargo, la neurocriminología ha ido suscitando un creciente interés en el ámbito jurídico-penal, y más concretamente en las posibles aplicaciones prácticas.


La formación en neurocriminología es, desde nuestro punto de vista, fundamental para las disciplinas relacionadas con las ciencias criminológicas y de la seguridad, ya que ayuda a obtener un mayor entendimiento de los factores biológicos implicados en la violencia, tanto en las conductas criminales como en otros tipos de conductas violentas.


Además, capacita a los profesionales de dichas ciencias para diagnosticar, tratar y prevenir la violencia mediante el empleo de marcadores biológicos que complementan a los socio-culturales. A nivel más concreto, dicha formación es de gran utilidad en los profesionales con vocación investigadora. Aunque gran parte de la investigación en violencia ha sido desarrollada por psicólogos, etólogos, biólogos y sociólogos, el futuro de la criminología pasa por la formación investigadora de sus propios estudiosos, quienes impartirán la docencia universitaria y llevarán a cabo las investigaciones en esta disciplina.


Otros ámbitos de aplicación en las ciencias criminológicas incluiría a los criminólogos asesores en materia de legislación penal, a los especialistas en política criminal y a los trabajadores de centros penitenciarios y de menores.


Además, ampliarían las competencias en el ámbito de la administración de justicia, tanto en los criminólogos forenses como en mediadores y jueces. Junto con ello, los conocimientos neurocriminológicos podrían ser utilizados por criminólogos que trabajen en los bufetes de abogados y orienten las líneas de defensa o acusación de los casos, atendiendo todas las variables que influyan en la conducta violenta.


Otros profesionales especializados que podrían enriquecerse con la formación en neurocriminología incluyen a los trabajadores sociales y a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.


Por otra parte, los conocimientos neuro criminológicos son de gran utilidad en el campo de la psiquiatría y la psicología clínica, ya que ofrece información adicional y específica que permite comprender la violencia, así como analizar diversos aspectos concretos relacionados con la misma, tanto en población sana como en poblaciones afectadas por diversas psicopatologías.


También pueden emplearse en el ámbito de la neurología y la neuropsicología, donde el daño y/o alteración de los circuitos neuronales implicados en la violencia pueden aumentar el riesgo de su aparición y cronicidad.


Otras disciplinas que pueden hacer uso de estos contenidos son las ciencias sociales en general, donde se trabaja en temáticas como el maltrato o las drogodependencias. En las ciencias de la educación puede ser de gran ayuda para el trabajo en prevención de la violencia y/o en el fomento de la empatía.



La investigación neurocriminológica está lista para que muchos de los hallazgos científicos puedan ser pruebas introducidas como factores atenuantes en la fase punitiva de un caso penal, queda camino por recorrer para hacer cambios legales en la predicción, prevención y sanción de los delincuentes.


No obstante, hay cada vez más evidencia científica sobre el peso de los factores biológicos que predisponen a la violencia.


Los conocimientos neurocriminológicos podrían ser empleados tanto en la prevención, como en el diagnóstico y el tratamiento de la violencia, así como en la estimación de la probabilidad de reincidencia.


La investigación criminal no sólo coadyuva en la estadística, sino que debe brindar elementos para la captura de presuntos delincuentes, a través de la “experticia” en la recopilación de evidencias como pieza clave para la delimitación de un perfil criminal.


Sin embargo, se requiere de profundizar en el estudio, el análisis e sobre todo en la investigación de las conductas criminológicas antisociales.


Si tiene dudas respecto a este o algún otro tema, con gusto quedo a sus órdenes en mi perfil de Contacta Abogado®



NEUROCRIMINOLOGÍA FORENSE

Aura Guarneros

https://revistaciencias.inacipe.gob.mx/index.php/02/article/view/367/298


Hoy en día la influencia neurocientífica en la investigación criminológica es una realidad, ya no es un sueño, y nos corresponde a todos utilizar esta disciplina, para la mejora de nuestras intervenciones:


Criminologos

Abogados

Psicólogos

Psiquiatras

Neurólogos

Médicos

Trabajadores Sociales


Debemos seguir transformando la administración y también la impartición de justicia, desde los diversos campos de acción, en este caso, la investigación criminal.


INACIPE. Revista Mexicana de Ciencias Penales. Núm. 12, septiembre-diciembre 2020. https://revistaciencias.inacipe.gob.mx/index.php/02/article/view/367/298



icono like
7 Me gusta

Derecho familiar

abogados

asesoramiento jurídico

servicios legales

servicios jurídicos

busco abogado

abogados especializados

servicios de abogados

abogados online

bufete abogados

Compartir

Compartir