imagen de perfil

Autor: Dr. Amet López Jiménez

Ver perfil

icono

Sede no definida

Derecho migratorio

Derecho mercantil

Derecho corporativo

Ver más áreas

5.0 Estrellas

0 Opiniones

Cómo se está preparando a los futuros abogados penalistas

imagen del articulo

A raíz de la reforma a la Constitución de 2008, en México el proceso penal es de corte acusatorio. De ahí las preguntas ¿Cómo están preparando las Universidades del país a los estudiantes de Derecho penal y procesal penal? Y ¿Cómo se les debe preparar a los futuros litigantes en Derecho penal y procesal penal en México?

Se estima según el Centro de Estudios sobre la Enseñanza y Aprendizaje del Derecho, en el país existen alrededor de 1700 escuelas de Derecho, el incremento de las universidades que cuentan con la carrera de Derecho ha aumentado en un cien por ciento a partir del año 2000. Más del 90 por ciento de estas universidades son privadas. El problema radica en que los planes de estudio son diversos, las metodologías de enseñanza y aprendizaje de igual manera son diversas, en la gran mayoría de las universidades de Derecho se sigue enseñando mediante la cátedra magistral (Gonzales, 2011), los planes de estudios no son actualizados, los perfiles de egreso si bien en la mayoría son idénticos no cuentan con los mismos objetivos.

Según CEEAD, en México se sigue enseñando el Derecho, mediante el paradigma clásico, es decir las clases son total o preponderantemente clases magistrales. Los alumnos escuchan durante horas al docente de manera pasiva. Por lo que, a los futuros abogados penalistas se les está preparando de manera teórica, en ese sentido el futuro abogado o litigante en materia penal, cuando se enfrente a la realidad, no contará con las competencias necesarias para desenvolverse en un sistema acusatorio y oral, en donde los actos procesales son mediante audiencia. Contreras (2015), refiere que las universidades de Derecho siguen empleando el método de clase magistral, como único método de enseñanza, que en lo que respecta a la enseñanza y aprendizaje del sistema penal acusatorio, no hay excepciones se sigue el mismo camino.


Coinciden diversos autores que la forma en que se enseña el Derecho es mediante el paradigma tradicional conductual, este tipo de enseñanza aleja de la realidad profesional a los estudiantes de Derecho, pues privilegia la memorización. La teoría debe enseñarse, es muy importante porque crea personas capaces de tener su propio criterio respecto a las diversas teorías del delito que existen, no obstante, el sistema penal acusatorio, requiere que el estudiante sea competente en litigación oral. La sola comprensión de teorías o explicaciones de cómo son las audiencias en un sistema penal acusatorio, no permiten que los futuros abogados o litigantes cuenten con técnicas de litigación oral: saber interrogar, contrainterrogar, refutar lo que su contrario dice o argumentar el Derecho o desenvolverse en una audiencia de juicio oral.


De ahí que tenemos que cambiar la enseñanza aprendizaje de los futuros litigantes penalistas.

Los abogados penalistas deben contar con competencias en litigación oral, saber preparar sus casos, saber preparar su teoría del delito y del caso, saber estrategias para persuadir al juez y a los intervinientes.

Como refiere Duce al futbolista no se le prepara de manera teórica para jugar futbol, sino que se le lleva al campo de futbol, para que practique las reglas del futbol, para que aprenda a manejar el balón.


Lo mismo debe ocurrir con los abogados penalistas se les debe lanzar al campo a prepararse, claro mediante una ponderación de teoría y práctica.

Duce, 2008, “por estos días y desde hace algún tiempo, [En Chile] se ha venido instalando la idea en la enseñanza del Derecho de que no sólo se debe conocer la teoría (procesal penal), también es necesario entrenar las habilidades de litigación) [competencia]” continua diciendo “ un jurista que no sabe litigación -litigante, juez o profesor de Derecho- simplemente elabora teorías abstractas, intelectuales, que no responden a la realidad, a los problemas y a los valores para los que dichas normas fueron diseñadas”.


A los futuros litigantes penalistas, que ocuparan los cargos de ministerios públicos, jueces, defensores, y asesores jurídicos, se les debe preparar bajo el paradigma constructivismo basado en competencias.

Los alumnos deben obtener competencias en litigación oral como saber interrogar, contrainterrogar, refutar lo que su contrario dice o saber argumentar el Derecho.

Para esto, se deben tomar en cuenta diversas estrategias de enseñanza y aprendizaje en su formación y no sólo el enfoque de la clase magistral.



Los alumnos deben trabajar las materias procesales, principalmente procesal penal mediante la enseñanza de casos, el método del problema, los juegos de roles, análisis de vídeos de audiencias y sobre todo trabajar con los simulacros.

El trabajar con el método del caso permite que los alumnos se empiecen a enfrentar con la realidad, con problemas que enfrentaran en su práctica profesional, en ese sentido, éstos contaran con las competencias para saber resolver los problemas jurídicos que afronten como litigante, pues abran creado herramientas que aplicaran al resolver sus asuntos.

El método del problema permite a los estudiantes resolver problemas, que ellos no conocen o conocen muy poco, por lo que tienen que investigar la forma en que pueden resolver ese problema, este tipo de estrategia de enseñanza y aprendizaje permite que el alumno investigue temas, actividades, permite que trabajen en equipo, los motiva a solucionar el problema, pero sobre todo hacen al alumno activo, y no un alumno pasivo que sólo escucha al docente, sin intervenir activamente en su aprendizaje.


Es importante destacar la importancia de los simulacros como una estrategia de enseñanza y aprendizaje, considero que ésta es una de las mejores herramientas para enseñar a litigar a los estudiantes.

Los simulacros deben realizarse mediante una metodología que permita obtener su mayor potencial, se sugiere los siguientes pasos:


- Conciencia de las reglas del simulacro;

- El docente debe entregar de manera anticipada el caso a trabajar;

-Se practique individualmente cada rol;

-Conocimientos previos sobre teoría del delito, causas de justificación y sobre el procesal penal


Este tipo de estrategias se deben acompañar de clases magistrales, lecturas para comprender la parte teórica.

Lo importante es que el alumno adquiera tanto competencia cognitivas como el saber; pero que también adquiera competencia de saber hacer y del saber ser.


Esto permitirá formar mejores abogados penalistas, lo que contribuirá de manera significativa a nuestra sociedad, no olvidemos que en materia penal están en juego bienes jurídicos de primordial importancia tanto de la víctima, ofendido como del imputado.

Se considera que un enfoque basado en competencias es mejor que el enfoque tradicional para la enseñanza y aprendizaje del sistema procesal penal acusatorio, debido a que el método tradicional privilegia la memorización, permite la pasividad en los alumnos, y por el contrario un enfoque basado en competencias, permite que el alumno a lado de obtener conocimientos adquiera habilidades, destrezas y recursos que puede utilizar para resolver problemas en su entorno, luego, en el sistema procesal penal donde las audiencias son realizadas de manera oral, mediante la contradicción e inmediación, se requiere alumnos que tengan habilidades, destrezas y los conocimientos para llevar a cabo una audiencia y no se requiere alumnos que cuenten con conocimientos de manera memorística, sin saber habilidades y destrezas necesarias, es decir, que no cuenten con los recursos que se requieren para desenvolverse en el sistema procesal penal acusatorio.


Si requieres de alguna asesoría personalizada, no dudes en contactarme a través de mi perfil en Contacta Abogado®.


icono like
6 Me gusta

Derecho penal

abogados

despacho de abogados

asesoramiento jurídico

servicios jurídicos

servicios legales

abogados online

servicios de abogados

abogados especializados

Compartir

Compartir